martes, 17 de octubre de 2017

El CD de Música Suava

El CD de Música Suava editado para la celebración del 150 aniversario de la Filà Terç de Suavos de Bocairent, ha estado interpretado por la Associació Unió Musical de Bocairent con la producción de la Caixa d´Estalvis d´Ontinyent y registrado por Audioart. Con este CD, ya son 48 los discos que Caixa Ontinyent ha producido, la mayoría de música festera, un género aunque desconocido fuera de este ámbito pero que sin duda es uno de los que más obras genera anualmente.

El CD cuenta con un total de 14 piezas, entre marchas cristianas y pasodobles, dedicadas a la Filà, y la otras a miembros de esta y capitanes.

Las obras son:
1.- El Zuavo. Pasodoble. 1917. Luis Cuello.
2.- Ignacio, Capità Zuau. Marcha cristiana. 2006. Damian Molina.
3.- Paco “El Rellotger”. Marcha cristiana. 2009. Gregori Casasempere.
4.- El Capitán de los Zuavos. Pasodoble. 1915. Camilo Pérez Laporta.
5.- Trini i El Moreno. Marcha cristiana. 2011. Mª Pilar i Mª Luz Vaño.
6.- El tio Quico. Pasodoble. 1987. Miguel Aparicio.
7.- Sir Driu. Marcha cristiana. 2016. Enrique Alborch.
8.- Teresa Vañó “La Trenca”. Pasodoble. 1996. Juan Calatayud.
9.- Arádia. Marcha cristiana. 2015. Damián Molina.
10.- Senebac. Pasodoble. 1906. Camilo Pérez Laporta.
11.- Lurdes Palao. Marcha cristiana. 2014. Juan Calatayud.
12.- Hilari. Pasodoble. 1995. Miguel Aparicio.
13.- A Miguel. Marcha cristiana. 1985. Francisco Belda Ferre.
14.- Als “Zuavos”. Marcha cristiana. 2006. Fernando Cantó Salinas.

Los años de las obras que se han expuesto en el listado anterior, difieren de los años que aparecen en el CD, consultando con compositores musicales, han afirmado que el año de la obra es cuando se escribe, y no cuando se interpreta. Por ese motivo hay una diferencia en algunas de ellas en 1 año que podemos haber comprobado.

Sin duda un gran trabajo por parte de la Unió Musical de Bocairent y su director Enrique Alborch Tarrasó y todos los técnicos que lo han hecho posible, ya que se han recuperado obras de principio del siglo XX, que si no fueran por estas iniciativas permanecerían en el olvido.

El libreto es muy interesante, ya que describe la historia de la Filà Tercio de Zuavos, como también de Associació Unió Musical de Bocairent, notas sobre su director Enrique Alborch Tarrasó, así como una reseña de cada pieza, contándonos los motivos de cada una de ellas. En la contraportada encontramos la foto de toda la Filà que se realizó el pasado 5 de febrero de 2017 en la plaça del  Ajuntament, donde después de salir del maset en el Piquete, y desde el castillo de fiestas, Juanjo Alcaide realizó una magnifica foto con todos los componentes, una foto que sin duda pasará a la historia.
95.125

martes, 10 de octubre de 2017

Reapertura exposición "ZUAVOS, SUAVES, abans i ara"

Para finalizar las celebraciones del 150 aniversario de la Filà Tercio de Zuavos, la exposición del 150 aniversario  se ha montado de nuevo y estará abierta al público, coincidiendo con las festividades de estos días y la celebración de la XII Fira de Comerç de Bocairent.

Los horarios de visita son los siguientes:
Jueves 12 de octubre: desde las 11:00 h hasta las 13:30 horas.
Viernes 13 de octubre: desde las 19:00 horas hasta las 21:00 horas.
Sábado 14 y domingo 15 de octubre: Desde las 11:00 horas hasta las 13:30 horas y por la tarde desde las 18:00 horas hasta las 21:00 horas.

La entrada es totalmente gratuita y se celebrará en la Plaçeta de Sant Blai, número 3, en la Filà Terç de Suavos de Bocairent.
94.475


martes, 3 de octubre de 2017

¿Quienes eran los zuavos pontificios?

Conoce al valiente regimiento que defendió al Estado Pontificio durante su última década de existencia.


El término “zuavo” se refiere, inicialmente, a un regimiento militar del ejército francés formado por soldados originarios de Argelia, que sirvieron a Francia entre 1830 y 1962.
A semejanza de ese regimiento, se crearon otros varios cuerpos militares en varios países. Uno de ellos fue el de los Zuavos Pontificios, surgido el 1 de enero de 1861 y constituido básicamente por voluntarios católicos solteros, en su mayoría franceses, belgas y holandeses. Habían llegado alEstado Pontificio para defenderlo de los militares del Reino de Italia, que deseaba tomar Roma con el fin de completar la unificación de la península italiana.
En esa época, Italia aún no existía como el país unificado que conocemos hoy. Parte del actual territorio italiano pertenecía entonces al Estado Pontificio (o Estados Papales), una entidad soberana en que la Santa Sede ejerció el poder temporal durante más de 1.100 años, desde 752 hasta 1870, año en que fue anexionado unilateralmente al Reino de Italia.
Tras vehementes protestas, el Papa Pío IX se declaró como “prisionero en el Vaticano”. Fue sólo en 1929, con los Pactos Lateranenses, cuando una ínfima porción de los antiguos territorios pontificios fue restituida por el Estado italiano a la Santa Sede, dando origen al actual Estado de la Ciudad del Vaticano, reconocido internacionalmente como independiente y soberano.
La bravura y heroísmo de los Zuavos Pontificios se debía esencialmente a sus principios inspiradores. Respecto de estos, el historiador Lorenzo Innocenti declaró:
“[Ellos] fueron el baluarte del Trono y del Altar. Contribuyeron de manera determinante, con su voluntariado místico, en contraposición a la fe laica de los garibaldinos y a la fe monárquica de las tropas del ejército piamontés, para retrasar en unos años la anexión del Estado de la Iglesia al resto de Italia”.
El texto del juramento prestado por los Zuavos Pontificios es bastante representativo de las motivaciones que les animaban:
“Juro a Dios Omnipotente ser obediente y fiel a mi soberano, el Pontífice Romano, nuestro Santo Padre, el Papa Pío IX, y a sus legítimos sucesores. Juro servirlo con honra y fidelidad y sacrificar mi vida por la defensa de su augusta y sagrada persona, por la defensa de su soberanía y por la defensa de sus derechos”.
Tras casi diez años de servicio, el regimiento pontificio fue disuelto el 21 de septiembre de 1870, debido, precisamente, a la toma de Roma por las tropas italianas.

De los Zuavos Pontificios al emblema “Detente”

Es muy relevante recordar que fue la madre de un joven zuavo pontificio la responsable de la expansión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús mediante el emblema “Detente“.
Artículo realizado por: Aleteia Brasil
Fuente: Aleteia 

martes, 26 de septiembre de 2017

Nuevo disco de música Zuava


El próximo sábado 7 de octubre a las 20:00 en el maset de la Filà Terç de Suavos se realizará la presentación del nuevo disco de música festera registrado con motivo del 150 aniversario de la Filà.

Un disco hecho con mucho mimo y con una profesionalidad tanto de músicos como de técnicos que requiere este acontecimiento.

Con una recopilación de obras, conocidas por todos y que reflejan el paso de los 150 años de la Filà.

Dar las gracias a tod@s que han hecho posible este disco sea una realidad. Muchas gracias.
93.940


martes, 19 de septiembre de 2017

¿Quiénes eran los famosos zuavos que pelearon en la batalla del 5 de mayo en Puebla?

En homenaje a Puebla en estos momentos ...


Guerreros del siglo XIX, vencedores de Crimea y Sebastopol (antiguo imperio ruso), de Magenta y Solferino (Italia), los temerarios soldados originarios de África del Norte encontrarían su trágico destino en 1862, como parte del ejército invasor francés que cayó bajo los muros del fuerte de Guadalupe, en Puebla.



El Cuerpo Expedicionario Francés había arribado a México en enero de 1862, bajo la supuesta excusa de la suspensión de pagos de la deuda externa que el presidente Benito Juárez había decretado seis meses antes. Estaba compuesto por poco menos de tres mil hombres, provenientes de sus bases coloniales en el Caribe, como la Martinica.

Pero cuando los propósitos franceses quedaron al descubierto, cuatro mil soldados más llegaron desde la metrópoli y de sus colonias africanas para iniciar el avance sobre México. A la cabeza de la lista destacaba el regimiento de los zuavos.

Altamente disciplinados y agresivos, esta unidad de élite era experta en el combate cuerpo a cuerpo y en el uso de la bayoneta. Sus compatriotas los veneraban y sus enemigos les temían. “En su época eran considerados algo así como en nuestros días son los Boinas Verdes [Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos]”, dice de ellos el historiador militar norteamericano Brian Pohanka. Un requisito para pertenecer al regimiento de zuavos era tener una estatura mínima de 1.75 m, medida por encima de los estándares del siglo XIX, incluso para el europeo común.

El nombre zuavo proviene de la palabra zouaoua, referida a una fiera tribu bereber de Kabylie, en las montañas de Argelia, que en la década de 1830 había entrado al servicio del ejército colonial francés. La característica principal era su indumentaria, adecuada para el clima de África del Norte: turbante, chaquetín sin cuello y pantalones abombados. Con el tiempo, cuando un mayor número de soldados blancos comenzaron a integrar esta unidad, su nombre fue adaptado al lenguaje francés y se transformó en “zouave”, en español “zuavo”.

En 1852 el emperador Napoleón III incorporó a los zuavos al ejército regular francés, pero continuaron usando su indumentaria argelina; a partir de entonces participarían en todas las campañas francesas.
Derrotados en Puebla
A finales de abril, 6 500 soldados franceses se internan en México con los zuavos en la vanguardia, bajo el mando del general Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez, en su intento por tomar la capital del país. Pero en Puebla, el 5 de mayo, el general Ignacio Zaragoza y el ejército mexicano les bloquean el paso para enfrentarlos en la batalla más conocida de la historia nacional.
Como era de esperarse, el ariete francés es el 2° Regimiento de Zuavos del coronel Gambier, apoyados por la Infantería de Marina. Tres veces los franceses subieron las escarpadas laderas llenas de nopales y mezquites del cerro de Guadalupe, sólo para ser rechazados una y otra vez por los decididos soldados mexicanos que defendían los fuertes en la cumbre.
A pesar del sacrificio de los zuavos, todo es inútil. Bajo la lluvia de la tarde los franceses se retiran del campo de batalla perseguidos por la caballería mexicana. La llamada “mejor infantería ligera de Europa” había sido derrotada.
Esta publicación es un fragmento del artículo “¿Quiénes eran los famosos zuavos que pelearon en la batalla del 5 de mayo en Puebla?” del autor Ahmed Valtier y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 69.
Por: Ahmed Valtier

martes, 5 de septiembre de 2017

martes, 29 de agosto de 2017

Reapertura del MUSÉE DE LA GUERRE DE 1870 en Loigny-la-Bataille.

El próximo sábado 16 de septiembre de 2017, reabrirá sus puertas después de tres largos años de rehabilitación y ampliación en un espacio totalmente rediseñado, donde se mostrarán mas de 200 objetos y documentos, de los acontecimientos  de la guerra de 1870, desde su estallido, pasando por los combates de las riberas del Rhin, la llanura de Beauce, el ejercito imperial y del Loira. En el espacio del memorial del museo se centra en los hombres que han destacado en las batalla, con recuerdos personales, locales y nacionales del conflicto entre Francia y Alemania.

Entre estos dos espacios se ofrecerán exposiciones temporales anualmente y se finaliza con la visita a la iglesia conmemorativa, la cripta y el osario.

Loigny fue uno de los escenarios de la guerra franco-prusiana de 1870. Más de 9000 hombres cayerón en la batalla entre las tropas franceses y los ejércitos prusiano y bávaro. El primer museo se fundó en 1907, el abad Belaue acondicionó el comedor del presbiterio. Pero con el paso del tiempo, la colección fue creciendo con donaciones tanto por los veteranos como sus familias. En 1954 se decidió construir un nuevo edificio entre el presbiterio y la iglesia, el abad Thévert lo gestionó hasta su muerte en 1990. Voluntarios se hicieron cargo de forma temporal hasta 2012, cuando se decide de realizar una remodelación del museo.
El museo tiene una superficie de 200 metros cuadrados, con 40 metros cuadrados destinado ha exposiciones temporales.

MUSÉE DE LA GUERRE DE 1870.
Place du 2 décembre 1870
28140 Loigny-la-Bataille

FRANCIA

martes, 22 de agosto de 2017

Historia de las unidades de Zuavos (1830-1920)

La infantería ha sido durante muchos siglos la columna vertebral de los ejércitos de todo el mundo. Actualmente ha sido desplazada por los medios mecanizados, pero en el siglo XIX y principios del XX aún seguía siendo un elemento muy importante por encima del resto. La gran masa de infantes estaban muchas veces divididas en subunidades, por ejemplo estaba la infantería de línea, granaderos,chasseurs a pied (unidad francesa) y cazadores. Los países occidentales a principios del siglo XIX comenzaron tímidamente su expansión colonial por todo el Mundo, principalmente África y Asia. Gracias a estas nuevas conquistas, las metrópolis pudieron añadir a su ejércitos unidades coloniales con personas autóctonas de los respectivos territorios.  Los ejemplos clásicos de países que hicieron esto son sin duda Gran Bretaña y Francia.
De Gran Bretaña podemos hablar de sus tropas hindúes  y australianas (lo cierto es que estas últimas tuvieron importancia cuando comenzó la 1ª Guerra Mundial). Francia en cambio añadió a sus fuerzas armadas a soldados vietnamitas, marroquíes y senegaleses entre otros. Pero entre todas ellas destacaron los soldados argelinos encuadrados en las unidades de Zuavos. Estas tropas serán consideradas agrupaciones de élite por el ejército francés.
zuavos
Lámina: soldados zuavos desfilan en Crimea en 1854.

La creación de la famosa unidad

En 1830, el ejército francés comenzó la conquista de Argelia, el general  Bertrand Clauzel decidió formar una unidad de élite para encuadrarla en su ejército. Bertrand en su paso por Argelia entró en contacto con diferentes tribus y cabilas, entre ellas la llamada zouaouas, quienes durante bastante tiempo en otras épocas habían estado a servicio de los turcos otomanos. El 1 de octubre de 1830 y bajo el mando del mariscal Bourmont se crearon los dos primeros batallones de los que serían los famosos Zuavos. Ese mismo mes entraron en combate contra otras tribus que se asentaban en Argelia, sus resultaron fueron muy buenos, por lo que la unidad se configuró rápidamente.
A partir de este momento las agrupaciones de esta unidad irán en aumento. Su vestimenta es muy singular y se mantendrá igual hasta 1914 en los primeros meses de la 1ª Guerra Mundial. Este consistía en una chaqueta corta sin cuello de color azul oscuro con bordados rojos o dorados, el famoso Sarouel (un pantalón de tipo calzón) rojo, faja de lana de más de 3 metros de longitud (comenzó siendo blanca pero pronto se adoptó un azul pálido), botas con polainas de tela blanca y finalmente el gorro de tipo fez de color rojo con un turbante (este último no era obligatorio).
Soldados zuavos durante la Campaña de Italia en la década de 1850.
Soldados zuavos durante la Campaña de Italia en la década de 1850.

Su historial de campaña 1850-1914

Los zuavos sin duda fueron conocidos mundialmente durante el Segundo Imperio Francés (1852-1870) donde Napoleón III estaba en la cima. Se formaron 4 regimientos de esta unidad, lo que contabilizaba un total de 12.000 hombres. Una de sus primeras campañas a gran escala fue la Guerra de Crimea (1853-1856) donde demostraron su ferocidad en combate una vez más, una de las batallas más dura donde participaron fue el Sitio de Sebastópol en 1854, el cual duró casi un año. Tras este conflicto participaron de nuevo en las campañas Italianas apoyando a Victor Manuel II contras las fuerzas austriacas, hay que destacar su actuación en la Batalla de Solferino (1859) donde lograron capturar un estandarte al enemigo, una gesta muy importante en el siglo XIX. Allí donde participaban, el ejército francés vencía.
Soldado mexicano intenta capturar un estandarte a unos soldados zuavos. Batalla de la Puebla, 5 de mayo de 1862.
Soldado mexicano intenta capturar un estandarte a unos soldados zuavos. Batalla de la Puebla, 5 de mayo de 1862.
En 1860, Napoleón III quiere llevar su política al mundo exterior, más allá de Europa, el objetivo esta vez es México. En este país se intenta instaurar un imperio gobernado por Maximiliano I, algo que se consigue gracias a la intervención francesa que envía numerosas unidades a luchar contra los detractores del nuevo gobierno.  En mayo de 1862, los franceses son derrotados en la Puebla y obligados a retirarse, los zuavos sufren bastante bajas tras los ataques frontales contra las fortificaciones mexicanas. Aunque tiempo más tarde se renueva la iniciativa, en 1866-67 las derrotas son numerosas, debido principalmente a la actuación de guerrillas. Finalmente el capitulo de la intervención francesa en México acaba con la ejecución de Maximiliano I.
printa
Equipamiento básico del zuavo durante la Guerra Franco-Prusiana (1870-71).
En 1870, el II Imperio Francés estaba en peligro. Los prusianos habían llevado a cabo desde 1860 una unificación de los pequeños principados que componían Alemania. Para finalizar esta gran obra política, Otto Von Bismarck buscó un enemigo común para la causa alemana, el país elegido fue Francia. Ambos países ya habían tenido rivalidades durante estas fechas, pero finalmente las tensiones se rompieron y estalló la guerra. En 1871, los ejércitos franceses habían luchado bien pero habían sido derrotados en desastrosas batallas como Sedán, Metz  o Gravelotte. Los zuavos se comportaron satisfactoriamente, pero no pudieron cambiar el curso de la guerra. Este conflicto marcó las tácticas militares europeas hasta 1914, uno de los elementos que se caracterizaron a partir de ahora fue el uso de fusiles de repetición.
Zuavos franceses en formación durante la 1ª Guerra Mundial, agosto de 1914.
Zuavos franceses en formación durante la 1ª Guerra Mundial, agosto de 1914.
En 1914 comienza de nuevo otra guerra, esta vez tendrá una magnitud nunca antes vista desde las Guerras Napoleónicas a comienzos del siglo XIX. La evolución tecnológica llegó a unos extremos nunca vistos, pero los países no probaron sus nuevas armas en grandes batallas, a excepción de las guerras coloniales contra las diferentes tribus y países atrasados que no necesitaban una gran movilización.  Los 4 regimientos iniciales de Zuavos fueron incrementados en 13 durante el comienzo de la guerra, una guerra que iba a necesitar gran cantidad de hombres y material. Los Zuavos se lanzaron a esta nueva “aventura” con sus uniformes de corte decimonónico, el cual solo había cambiado en sus botas negras que no necesitaban polainas. Como siempre tuvieron un buen papel, pero fueron desplazados en gran parte por la gran masa de infantería que se había movilizado y que se componía de millones de hombres.
Patrulla de Zuavos durante los primeros días de la 1ª Guerra Mundial.
Patrulla de Zuavos durante los primeros días de la 1ª Guerra Mundial.
A medida que pasó el tiempo, los Zuavos fueron equipados con uniformes y equipamiento muy moderno, aunque el estado mayor francés se resistió al principió, estas unidades debieron abandonar sus característicos pantalones bombachos y sus casacas azules cortas. En cambió se les dio uniforme de color caqui que permitía y daba una apariencia más adecuada la guerra donde estaban participando, el único elemento que se mantuvo fue el fez de color rojo, aunque en campaña también podía ser de color caqui. Su estatus de unidad de élite no cambió y por ello eran una de las agrupaciones más condecoradas del ejército francés. Tras la Gran Guerra (1914-1918), tuvieron el honor de servir en la 2ª Guerra Mundial y las guerras coloniales, donde finalmente en 1962, tras la independencia de Argelia, los regimientos de Zuavos fueron disueltos.

Los Zuavos no franceses, la unidad se extiende por el mundo

Como hemos visto los Zuavos eran unidades argelinas alistadas en el ejército francés, pero tras sus éxitos internacionales, sobre todo en su actuación en Crimea y México, numerosos países copiaron esta unidad, la cual estaba formada casi completamente por personal europeo, no como en Francia donde esto era minoritario. Los países que más copiaron esta unidad fueron Estados Unidos, Estados Pontificios, España, Brasil y Polonia. Las prendas eran las mismas que en los regimientos franceses originales pero a veces cambiaba el color del uniforme, en Estados Unidos y Brasil vistieron originalmente como los franceses, en los Estados Papales y España vistieron de gris y en Polonia de negro.

Estados Unidos

Los regimientos de Zuavos en los Estados Unidos se formaron en plena Guerra de Secesión (1861-1865) y tanto el norte como el sur tuvieron a su disposición este tipo de unidad. La Unión encuadró a 70 regimientos con esta denominación y los Estados Confederados de América 24 regimientos. Los federales (azules o norteños) reprodujeron fielmente el uniforme de Zuavo francés gracias a su industria, son famosos los chicos del 5º Regimiento de Nueva York. Los sureños (rebeldes o grises) debido a su carencia y falta de industria textil vistieron a sus Zuavos con lo que pudieron, es por esto que algunas unidades tenían pantalones de rayas azules y blancas procedentes de las sabanas de las camas. Su destacamento más famosos eran los encuadrados en los llamados Tigres de Louisiana.
Los famosos Tigres de Louisiana en acción contra las tropas federales.
Los famosos Tigres de Louisiana en acción contra las tropas federales.

Estados Pontificios o Papales

En la actualidad, el Vaticano es un pequeño territorio regido por el Papa, pero a finales del siglo XIX, el Papa tenía el centro de Italia en su poder y por esto también disponía de un ejército como cualquier otra potencia europea. Su más famosa unidad la conformaban los Zuavos Pontificios, que estuvieron fieles a los diferentes papas hasta que en 1870, los piamomenteses que buscaban la unificación de Italia conquistaron Roma. Los Zuavos fueron las últimas tropas al servicio del Papa que opusieron resistencia en las murallas de la ciudad antes de su rendición.  El corte de su uniforme era muy parecido al francés, pero el color era el gris-azulado.
Zuavos Pontificios (izquierda) se enfrentan al ejército de Garibaldi en Metana (1867).
Zuavos Pontificios (izquierda) se enfrentan al ejército de Garibaldi en Metana (1867).

Reino de España

El ejército español nunca tuvo una unidad de Zuavos, pero durante la 3ª Guerra Carlista (1872-1876), D. Alfonso Carlos (hermano menor del pretendiente al trono), tras haber pasado por los Zuavos Pontificios donde llegó a ser teniente y demostró su bravura en combate, creó un batallón de Zuavos para utilizarlos como guardia de honor y como unidad de choque, ya que era una agrupación selecta dentro del ejército carlista. Sin duda el corte de su uniforme era casi idéntico al de los Zuavos Papales pero había un elemento que los diferenciaba de los demás destacamentos, la boina de clara influencia vasca donde se mantuvo la borla. El color predominante fue el gris-azulado.
Miniatura donde se representa a varios Zuavos carlistas con sus boinas blancas.
Miniatura donde se representa a varios Zuavos carlistas con sus boinas blancas.

Polonia, Brasil y otros

A parte de los países nombrados al principio, hubo bastantes más que copiaron a esta famosa unidad francesa. Polonia formó su famoso regimiento de Zuavos de la Muerte que vestían de negro completamente con una cruz blanca en el pecho, su lema era “Conquistar o morir“. Su primera aparición fue en la Batalla de Miechów (1863) contra el Imperio Ruso, donde solo 400 zuavos pudieron escapar, es una unidad muy desconocida. En 1865, el Imperio Brasileño estaba en guerra con Paraguay, y este año formó los llamados Los Zuavos de Bahía, que estaban compuesto mayoritariamente por soldados de color. También el Imperio Turco tuvo dos regimientos de esta unidad que eran la guardia de honor del palacio, la diferencia con los destacamentos franceses era que utilizaban un turbante verde.
Zuavos de la Muere polacos en 1863.
Zuavos de la Muerte polacos en 1863.
BIBLIOGRAFÍA
F. MARTÍNEZ, La Guerra de Secesión, Sílex, Madrid, 2013, pg. 84.
R. SMITH & B. YOUNGHUSBAND, American Civil War Zouaves, Osprey, Oxford, 1996.
A. JOUINEAU, French Army 1914, August-December, Histoire Collec, París, 2008, pg. 45-47.
A. JOUINEAU, French Army 1918, 1915 to Victory, Histoire Collec, París, 2008, pg. 51-52.
S. SHANN & L. DELPERIER, French Army 1870-71, Franco-Prussian War, 2º Republican Troops, Osprey, Oxford, 1991.
I. SILVESTRE BORREGO, Los orígenes de los Zuavos Franceses 1830-1880http://www.aculliber.com/.
R. G. GRANT, 1001 Batallas que cambiaron el curso de la historia, Cassel Illustrated, Barcelona, 2012.
  • “””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” La Toma de Argel 1830, Pg 570.
  • “””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” La Batalla de Solferino 1859, Pg 602.
  • “””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” La Batalla de la Puebla 1862, Pg 613.
J. M. BUENO CARRERA, Uniformes, banderas y organización de las Tropas Carlistas 1872-1876, Quiron Ediciones, Madrid, 2011.
L. REYES & D. A. CUETO, Crimea 1854-1856. Lámina I: primer regimiento de Zuavos, Gallípoli, 1854, Madrid.
Fuente: Ismael L.
92.905